A Guillermo y Luciana, antiguos prisioneros de mis lunas.

Su sangre entre mis dedos.

Habla
Pilato


¿Qué haré con el que llaman: el Mesías?
Una lluvia de gritos tempestuosos, amparada en oráculos desnudos,
azota, con sus cóleras oblicuas, la talla intolerante de los códigos con que Roma domina, a pura espada, la silenciosa hostilidad del mundo.
Afuera ruge el odio,
enardecido,
como un monstruo de múltiples cabezas desgarrando las tapias del pretorio con sus uñas de celos asesinos, reclamando la cruz para este justo.
¿Qué haré con su inocencia delicada cubierta por un manto de vejámenes?
No puedo consentir que envidias sordas me impongan, con sus máscaras hipócritas, las abyectas labores del verdugo.
¿Qué haré con sus amargas sumisiones sentadas en la margen del Calvario?
Hay fragmentos de muertes en los sueños
y misterios de sombra amotinada deslizando presagios en los muros.
¿Qué haré con su ternura escarnecida aguardando los tiempos del eclipse?
No quiero tolerar este homicidio,
no quiero que las gárgolas salvajes me envuelvan en rencores macilentos o en ardides dialécticos y astutos.
Que yo, gobernador de la Judea deba favorecer sus ambiciones, sus violencias sin treguas ni cerrojos, sus bramidos de truenos absolutos.
¿Qué haré con su honradez impenitente olvidada en rincones deshilados?
¡Reniego de su pena en mi conciencia!,
por eso ofrezco, al grueso de la turba, la gracia acostumbrada del indulto...
Y el sustantivo,
aullado hasta el delirio por huecos de rencores malolientes es una bofetada, una blasfemia, los harapos finales de un anuncio.
¡Exijo la jofaina!
Que el esclavo vierta el agua descalza entre mis manos.
Que la sentencia embista contra aquellos que ignoraron la fuerza del conjuro.
Aquellos, extraviados en soberbias, aceptando cargar con este crimen sobre su nombre y el de sus estirpes hasta el postrer gemido de su pulso.
Siento los ojos, fijos en la espalda.
Un sudor frío brota de mi frente.
Y, a pesar del lavado minucioso,
hay estigmas, hay huellas, suciedades,
manantiales de légamo sangrante
en las ásperas pieles de mis puños.

No hay comentarios:

Acerca de la autora

Acerca de la autora
Centro Cultural San Domingo - Oaxaca (México) 2004

Biobibliografía

Autora de: *Más allá de las máscaras *El vuelo inhabitado *Mi voz a la deriva *Tiempo de duendes *El amor sin mordazas *Crónica de las huellas *Un muelle en la nostalgia *A espaldas del silencio *Desde otras voces *La memoria encendida *Bitácora del viento *A solas con la sombra *Historias para Tiago *Pese a todo (CD) En 1999 la Fundación Reconocimiento, inspirada en la trayectoria de la Dra. Alicia Moreau de Justo, le otorgó diploma y medalla nombrándola Alicia por “su actitud de vida” y el Instituto Argentino de la Excelencia (IADE) le hizo entrega del Primer Premio Nacional a la Excelencia Humana por “su meritorio aporte a la cultura”. En el año 2005 fue nombrada Ciudadana Santafesina Destacada por el Honorable Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe “por su talentoso y valioso aporte al arte literario y periodismo cultural y por sus notables antecedentes como escritora en el ámbito local, nacional e internacional”.En 2007 el Poder Ejecutivo Municipal estimó oportuno "reconocer su labor literaria como relevante aporte a la cultura de la ciudad".

Datos personales